Los medios nos están alertando de que, en España, nos enfrentamos al fin de semana más caluroso del verano. ¡Sí! Todavía más. Cuando parecía que la cosa ya no podía ir a peor...

Los bebés son mucho más sensibles que nosotros a los cambios de temperatura y no pueden regular bien su temperatura corporal. El exceso de calor, sin la ventilación adecuada, puede tener consecuencias fatales para los peques de la casa.

Por tanto, hemos pensado en recopilar una serie de consejos útiles para proteger a nuestros bebés este verano y prevenirque sufran un golpe de calor.

- En la playa o la piscina

Los bebés menores de 6 meses no deben estar expuestos al sol en absoluto. Además de ser más vulnerables a las temperaturas altas, su piel es aún muy sensible y no se les puede aplicar crema solar. Por tanto, durante los primeros meses, es mejor evitarlo por completo. Incluso debajo de una sombrilla, pueden estar afectados por los reflejos de los rayos en el agua o la arena.

A partir de los 6 meses, con unos 10 minutos al sol al día es más que suficiente. El tiempo estimado para sintetizar la vitamina D necesaria para el crecimiento es de entre 5 y 10 minutos. La crema solar, por supuesto, es imprescindible. Es recomendado que la crema de los bebés tengan un factor de protección solar no menor de 20. Para los niños con pieles claras es recomendable FPS de 40 o 50. Si el niño tiene piel atópica, deberás consultar con un especialista para que os recomiende una crema adecuada.

Si es de los valientes que se atreven a meterse en el agua, asegúrate de secarlo completamente a la salida, sin olvidarte de los pliegues de la piel y de volver a ponerle crema después del baño.

Y, mientras hace castillos en la arena con mamá y papá, es recomendable que lleven un gorrito, una camiseta y gafas de sol homologadas.

- De paseo

Evita las horas más peligrosas del día. Los bebés o niños pequeños no deberían estar expuestos al sol entre las 12 y las 16. Si el día es muy soleada y caluroso, puedes ampliar esta franja un poco más. Un paseo al atardecer puede ser la solución perfecta para que se duerman por la noche.

Es importante que vistan ropa en colores claros, ligera y transpirable. El mejor material para el verano es sin duda el algodón. Si ves que está sudando mucho en un momento determinado, puedes quitarle el sudor con una esponjita húmeda, y así aprovechar para refrescarlo.

Aunque sea solo para dar un paseo, también se debe utilizar crema solar, y si tienes los ojos claros, también debería utilizar las gafas de sol.

- En el cochecito

Es súper importante no cubrir el cochecito con ningún tipo de manta o cubierta durante los días de calor. Ya...ya sabemos que parece obvio, pero a veces a los más pequeños les encanta agarrar una mantita y la piden hasta en verano. Con el calor, las bacterias se multiplican muchísimo más rápido, por lo que al estar cubierto, el bebé corre mucho más riesgo de enfermar.

Si estás utilizando la cubierta del cochecito para darle sombra, corre el mismo riesgo que con una mantita. Además, hoy en día hay un montón de sombrillas y parasoles perfectos para cubrir tu silla de paseo o cochecito.

Y no nos olvidemos de las picaduras de mosquitos. La mejor opción en este caso sería una mosquitera, los bebés aún tienen la piel muy sensible para utilizar productos cutáneos.

- En el coche

La primera y principal normal es, nunca los dejes solos en el coche, ni aunque sea solo unos minutos, podría sufrir un golpe de calor. Durante el viaje, asegúrate que el coche está ventilado, que le ofreces agua regularmente (este punto es aplicable a todos los anteriores) e intenta que esté sentado a la sombra. Un parasol para ventanas puede ser ideal.

Si su silla de coche es muy oscura, existen fundas de verano que absorben el sudor y evitan que el asiento se sobrecaliente. Para más consejos sobre los viajes en verano, puedes visitar nuestro post de la semana pasada.

Con un poco de atención extra y un montón de sentido común, el verano será como debe ser, tiempo de descansar y divertirse sin preocupaciones.

Desde Sillasdepaseo.esos deseamos un ¡feliz verano!